septiembre 2009


En medio de una ciudad que, para algunos, reclama ser parte del mundo globalizado, de aquél en el cual vale más vender un imagen, ser parte de un modelo homogeneizador y aturdidor, volviendo la espalda a la construcción colectiva de los espacios habitados, la comunidad exige de una u otra forma espacios que recuerden aquéllos hitos y personas que se anclaron en la memoria social.

Por lo mismo, no es de extrañar que la “Historia” construida por el discurso oficial haya dejado de lado una serie de acontecimientos que son esenciales en la (re)construcción de un movimiento libertario, por esta razón, es que en esta sección queremos dar a conocer lugares que nos obligan a revisitar este pasado que no lo es tanto, saludar a quienes se esforzaron por edificar un sociedad libre e, incluso, estuvieron dispuestos a dar por su ideal lo más preciado: la vida. Este no es simplemente un ejercicio turístico revolucionario, ni menos un gusto por la pequeña historia vacía, sino para reconocer en nuestro espacio inmediato una relación intima de afecto, orgullo, de reconocimiento… no es sólo el dato per se, sino lo que trae paralelo a ello, validando a nivel social lo que estos hitos urbanos marcan o conmemoran.

Frente a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.

Frente a la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile.


El primer Hito Urbano al cual nos referiremos será al Parque Gómez Rojas, en el centro de la polémica por la instalación en este de una estatua que representa a Juan Pablo II, olvidando o borrando, concientemente, el significado del Parque en cuestión y de la persona a quien se homenajeo en su momento… José Domingo Gómez Rojas, poeta-estudiante-profesor anarquista, encarcelado y torturado por la autoridades del Chile de principios del siglo XX, muerto en la Casa de Orates, producto de la enfermedades y torturas provocadas.

Continuará …

J. D. Gómez Rojas
José Domingo Gómez Rojas o Domingo Gómez Rojas, estudiante-profesor y poeta anarquista, ha sido una de las tantas figuras silenciadas por la “Historia Oficial”. Su vida estuvo marcada por la pobreza y el compromiso con la Humanidad. Mientras las federaciones estudiantiles y obreras en las cuales participó (entre ellas la I. W. W. de la cual fue su Secretario de Actas) lo recibieron como hijo y lo entregaron como mártir, lo sectores reaccionarios lo criticaron o ningunearon, como bien se puede apreciar en el juicio de un crítico literario que él mismo transcribe más adelante.

Por estas razones, Chumingo, como le llamaron sus amigos y compañeros, en su corta pero significativa obra, realiza potentes alegatos a favor de los desposeídos y los hambrientos de justicia, realzando la figura de los pobres y vagabundos de espíritu. Por estas razones, se transforma en una de las figuras más importantes de la literatura y poesía de principios del siglo XX. Es así que revive nuevamente en sus palabras, haciéndonos oír el llamado de la libertad y la justicia social, retumbando sus gritos en las paredes y barrotes que lo aprisionaron y que le arrebataron su vida en aquél invierno del año `20… escuchemos sus propias palabras:

“Rasgos biográficos: Nací el 4 de agosto de 1896. A los 16 años publiqué mi primer libro de versos “Rebeldías Líricas” (abril de 1913). A principios de diciembre de 1913 fui a la Argentina donde permanecí hasta principios de 1914. El 23 de abril de 1914 (17 años) leí en el Ateneo de Santiago un “Poema Hereje”. En junio de 1913 había estado inscrito con el poema “Yo” que no leí. Agosto y parte de septiembre de 1913 lo pasé en Valparaíso. El 11 de noviembre de 1914 terminé mi primera obra teatral “Renunciación”, que pertenece a un tríptico titulado “Reino Interior” (tragedia en un acto) 2 de diciembre de 1914.

Juicios Críticos: tenemos un poeta muy joven y muy anárquico: es Gómez Rojas. Sus “Rebeldías Líricas”, tienen sobriedad de tono, arrogancia, mucha arrogancia; pero están dañadas por un socialismo tribunicio. Le hubiéramos aplaudido más si hubiera cantado sus propios sentimientos. Juan M. Rojas Segovia. 1913.- “Diario Ilustrado” (Página Literaria”.

Hasta el 4 de agosto de 1914 había vivido el tiempo de 56.764.800.000 segundos.”

Experiencia Educativa en el Liceo Lenka Franulic

Experiencia Educativa en el Liceo Lenka Franulic

“¡A la calle! que ya es hora
de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo”.

Gabriel Celaya

Buscamos excusas, en algunas ocasiones, para poder llevar a cabo ciertas “praxis” que de otra manera seríamos incapaces…

En el año 2004, y a propósito de una remodelación del Colegio Lenka Franulic de la comuna de Ñuñoa en Santiago de Chile, en el patio de este se encontraron algunos restos arqueológicos pertenecientes a culturas indígenas (“inka local”). Sin embargo, debido al poco interés presentado por el grupo de dirección del liceo durante los meses y años siguientes a este descubrimiento, en el año 2007, un grupo de personas integrado por cuatro estudiantas, un estudiante y un profesor, deciden hacer suyo el proyecto de recobrar para toda la comunidad del colegio la memoria encerrada en aquéllos seres humanos: sus historias, amores y desamores. Pero este sería sólo el principio de los obstáculos a los que nos deberíamos enfrentar.

En primer lugar, ¿qué tipo de “taller pedagógico” es una “Academia”? ¿cómo articular una teoría y práctica pedagógica libre en un entorno que se preocupa más de las estadísticas educativas y los resultados productivos de los “alumnos y alumnas”, más que de la creación, la investigación y la autonomía? La “Academia” (como le llamamos de cariño) no era un lugar donde repetir las clases de historia y ciencias sociales, no era un taller de reforzamiento de la asignatura ni menos uno de los típicas clases preparatorias para entrar a la universidad que se suelen usar aquí en Chile… La “Academia” tenía un sentido distintito desde el mismo momento en que surgió como idea: debería constituirse en un grupo de personas que, mediante un trabajo autónomo y articulado, pudiesen fomentar la recuperación de la memoria histórica-social de la comunidad, rescatando del olvido temas, hechos e historias.

Con estas ideas en la cabeza hechamos a andar el proyecto. Dificultades de tiempo y lugares para reunirse en primer lugar fueron resueltos en la medida que llegamos a consensos entre todas y todos los integrantes. Además de eso, fue la preocupación por la investigación la que nos llevó a consultar en diversas instituciones (universidades y museo) el paradero de los restos arqueológicos hasta encontrarlos… pues nadie sabía donde exactamente habían quedado, todo esto sólo con la iniciativa de Andrea, Carolina, Diego, Janis, Macarena y David, el profesor. Pero cada vez deseábamos hacer más cosas y el tiempo apremiaba.

Además de las investigación, surgieron ideas y prácticas como apoyar la infraestructura de la biblioteca con la compra de libros, realización de ciclos de cine-foro, presentación en ferias científicas, desarrollo de una propuesta para la realización de un seminario en torno a las culturas indígenas para el año 2008, preparación de los materiales, información e imágenes para la construcción de gigantografías que dieran a conocer el sitio arqueológico, escribir y publicar una revista, construir un panel a la vista de todas y todos con información de la “Academia”, colocarle un nombre al Salón de Historia, que fue llamado finalmente “Nuestra América. Abya Yala” y, como gran meta, la construcción, mediante la adquisición de fondos a los que se había comprometido la municipalidad de Ñuñoa años anteriores, de una muestra arqueológica de las culturas indígenas encontradas con la finalidad de articular en torno a ello prácticas pedagógicas fundamentadas en valores de respeto a las culturas americanas y recuperación de la memoria, de valoración de la diversidad, compromiso con la investigación, la disciplina académica, la rigurosidad, a modo general y de desarrollo de mayores niveles de libertad al interior de la escuela, institución tradicionalmente cerrada a experiencias de tipo libertaria y autonomista por parte de los estudiantes, es decir, utilizar el espacio de la “Academia” como motor y difusor de ideas que contribuyeran a fomentar un ambiente crítico al interior del colegio, del aula, de las y los estudiantes, profesoras y profesores.

Pero como les contamos los obstáculos fueron varios y no sólo por parte nuestra: la dirección del colegio se opuso a ciertos proyectos, en otros se desentendía y en unas cuantas ocasiones tuvimos que “dar cuentas” de las acciones que llevábamos a cabo e incluso de la forma de pensar y actuar de las y los integrantes del grupo. Esto se extendió fundamentalmente en el segundo semestre del año 2007. Por estas razones es que en un momento, el profesor a cargo de la representación del grupo pensó en convocar el cierre de la “Academia”, sin embargo, los cinco jóvenes, en una práctica asamblearia de votación directa y a mano alzada decidieron continuar con el proyeco más allá de las implicancias, por lo que el profesor quedó en franca minoría, teniendo que asumir de esa manera la decisión de las y el joven de continuar con la experiencia.

Llegó el final de año y con ello el tiempo de las evaluaciones… por una parte estimamos que la experiencia fue rica, mas no quedamos contentos, pues nos faltó mayor orden y disciplina, también aprender a darnos cuenta de nuestras cualidades y defectos, de nuestras fortalezas como grupo y como individuos así como de nuestras dejaciones e incumplimientos (…la revista nunca la publicamos…), etc. Y con el fin de año llegó la noticia de que el profesor fue despedido. A la dirección no le gustó las ideas que transmitía en sus clases, como tampoco la idea de una “Academia de Ciencias Sociales” que, más que reforzar contenidos, diera un espacio de desarrollo personal, autónomo y libertario. A pesar de esto y de que la “Academia” no pudo seguir su trabajo en el año 2008, aún nos seguimos reuniendo de vez en cuando, planeando formas de construir una sociedad mejor y liberando de trabas y obstáculos la educación tradicional.

David M. Bascur Astroza,

Profesor de Historia y Geografía.

Si desean comunicarse con nosotros, escriban a: academiadecienciassociales@gmail.com

Atte.

Prof. D. Maximiliano Bascur

Golpe de Estado en Chile, 11 de septiembre de 1973

Golpe de Estado en Chile, 11 de septiembre de 1973

Santiago de Chile,
9:10 A.M.

Salvador Allende: “Seguramente ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Postales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino, que se ha autodesignado comandante de la Armada, más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, y que también se ha autodenominado Director General de carabineros. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi Patria: quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección: el capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara el general Schneider y reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la abuela que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños. Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clases para defender también las ventajas de una sociedad capitalista de unos pocos.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos, porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente; en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando las vías férreas, destruyendo lo oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de quienes tenían la obligación de proceder. Estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”

Fuente: “Ciencias Sociales” educación media IV. Lucía Valencia, Daniel Palma, Ulises Cárcamo, Enrique Azúa. Edit. Santillana, 2002.

Fuente: “Ciencias Sociales” educación media IV. Lucía Valencia, Daniel Palma, Ulises Cárcamo, Enrique Azúa. Edit. Santillana, 2002.

Fabián Gaspar Bustamante Olguín. Estudiante de Licenciatura en Historia de la Universidad Diego Portales, Santiago de Chile.

A modo de introducción podemos definir a América Latina, en un sentido más que amplio, al territorio comprendido al sur de los Estados Unidos. Latinoamérica comprendería a todos los países que fueron colonias de los antiguos imperios, éstos fueron España, Portugal y, en alguna medida, Francia. Ahora la pregunta que le surgiría a cualquier persona es ¿Por qué este territorio que está dentro de América, se le denomina América Latina? Básicamente, por una cuestión idiomática, ya que los idiomas de donde provenían la lenguas de nuestros antiguos colonizadores provenían del latín. Así se le da nombre a este “Nuevo Mundo” que en realidad es parte del mundo pero que en la concepción un tanto “eurocéntrica” de los europeos, vendría a ser lo “nuevo”.

Atte.

Prof. D. Maximiliano Bascur