abril 2009


Este extracto de dicha declaración les servirá como documento de estudio sobre la Revolución rusa.

lenin_1918(Redactada por Lenin e incluida como preámbulo de la primera Constitución Soviética (10-7-1918)).

1. Forma de Estado y Poder Soviético.
Se proclama la República de Soviets de diputados obreros, soldados y campesinos. Todo el poder, central y localmente, pertenece a estos Soviets.

2. Objetivos del Poder Soviético.
El objetivo básico de la República de Soviets de diputados obreros, soldados y campesinos es la abolición de toda explotación del hombre por el hombre, la completa supresión de la división de la sociedad en clases, el aplastamiento implacable de la resistencia de los explotadores, el establecimiento de una organización socialista de la sociedad y la victoria del socialismo en todos los países.

3. Propiedad colectiva de la tierra.
Queda abolida la propiedad privada de la tierra. Toda la tierra, junto con todas las construcciones, aperos y otros medios de producción agrícolas, es proclamada propiedad de todo el pueblo trabajador.

4. Control obrero y propiedad estatal de los medios de producción y de transporte.
Con el objetivo de asegurar el poder del pueblo trabajador sobre los explotadores y como primer paso para que las fábricas, talleres, minas, ferrocarriles y demás medios de producción y de transporte pasen por entero a ser propiedad del Estado obrero y campesino, se proclama la implantación del control obrero y el Consejo Superior de Economía Nacional.

5. Propiedad estatal de la banca.
Todos los bancos pasan a ser propiedad del Estado obrero y campesino, como una de las condiciones para la emancipación de las masas trabajadoras del yugo del capital.

6. Deber y obligación de trabajar.
Con el fin de eliminar los sectores parasitarios de la sociedad, se implanta el trabajo general obligatorio.

7. Armamento del pueblo trabajador.
Para asegurar la plenitud del poder de las masas trabajadoras y eliminar toda posibilidad de restauración del poder de los explotadores se decreta el armamento de los trabajadores, la formación de un ejército rojo socialista de obreros y campesinos y el desarme completo de las clases poseedoras.

8. Paz entre los pueblos.
Al expresar su inquebrantable voluntad de arrancar a la humanidad de las garras del capital financiero y del imperialismo, que han inundado en sangre el mundo, se apoya totalmente la política seguida por el poder soviético en obtener, a cualquier precio, por medios revolucionarios, una paz democrática entre los pueblos, sin anexiones ni indemnizaciones, sobre la base de la libre autodeterminación de las naciones.

9. Participación en el poder.
En el momento de la lucha final del pueblo contra sus explotadores, no puede haber lugar para estos en ninguno de los órganos del poder. El poder debe pertenecer completa y exclusivamente a las masas trabajadoras y a sus representantes autorizados, los soviets de diputados obreros, soldados y campesinos.

10. Autodeterminación de los pueblos.
En su propósito de crear una alianza efectivamente libre y voluntaria y, por consiguiente, más firme y estable entre las clases trabajadoras de todas las naciones se deja a los obreros y campesinos de cada nación decidir independientemente en su propio y autorizado Congreso de Soviets, si desean y en qué condiciones, participar en el gobierno federal y en las demás instituciones soviéticas federales.

Profesor D. Maximiliano Bascur Astroza

Anuncios
El mundo en 1914

El mundo en 1914

primera_guerramundial

El reparto del África en el año 1914

El reparto del África en el año 1914

Profesor D. Maximiliano Bascur Astroza

fasinpat En el contexto de la llamada “crisis capitalista neoliberal” producto del reventón de las “burbujas especulativas estadounidenses” desarrolladas en el amparo que les otorgaba el Estado bajo sus criterios de economía salvaje, nos encontramos con experiencias económico-productivas nacidas al alero de la participación ciudadana y popular y, por que no decirlo, de la crisis político-social y económica que vivió Argentina el año 2001-2002. Esta experiencia es la FASINPAT o fábrica sin patrones, industria o fábrica constituida en cooperativa que se desarrolla por la nececidad pero se mantiene por la capacidad real de los trabajadores de mantener una fábrica sin la autoridad (y autoritarismo) de los patrones.

Aquí les dejo un extracto de un artículo publicado en enero del 2009 en el periódico mensual “El ciudadano”

“ORGÁNICA Y RELACIÓN CON EL ENTORNO
fasinpat-1
Todas las actividades y funciones de la empresa están divididas en 56 sectores. En cada uno se maneja una Planilla de Control de Proceso y los trabajadores eligen un Coordinador, que es revocable. Entre todos los coordinadores forman el Consejo, que es el órgano de conducción y encargado de planificar el proceso productivo. Ellos se reúnen los lunes en la mañana para debatir y resolver y, cuando hay un tema importante o urgente, se hace una asamblea en los cambios de turno. Como legalmente tienen personalidad jurídica de Cooperativa de Trabajo, los coordinadores llenan los cargos formales del Consejo de Administración.

La instancia máxima de resolución es la Asamblea General o “Jornada”: una vez por mes se paraliza la producción y todos los obreros –de los tres turnos- se reúnen durante ocho horas para debatir y tomar las decisiones más importantes. Se informa y debate sobre los resultados del mes anterior y se proyecta el siguiente y se discute sobre temas políticos y socioculturales.

Existe un reglamento interno, de unas tres carillas, que establece la organización, estructura y funcionamiento. Las sanciones van desde descuentos hasta la suspensión, o despido en casos graves.
En la planta hay una sección del Sindicato de Obreros y Empleados Ceramistas de Neuquén (Soecn). Esta organización actúa codo a codo con la gestión obrera y se define como partidaria de un sindicalismo clasista, autónomo y combativo.

Todas las semanas los obreros reciben visitas de jardines, escuelas primarias y secundarias de toda la provincia, además de universitarios de todo el país. Una parte de la producción tiene un fin social. Mensualmente realizan donaciones de cerámicos a escuelas, hospitales, comedores, guarderías, viviendas familiares, etc. Organizan actividades culturales como recitales, festivales solidarios o la celebración del día del niño, donde miles de personas visitan la fábrica y confían en la seguridad de la gestión obrera.

Distintas universidades firmaron convenios para que docentes y alumnos colaboren con el proyecto: Universidad Nacional del Comahue, Universidad Nacional de Buenos Aires, Universidad de Bologna (Italia).

Delegaciones de los obreros han participado en encuentros dentro y fuera de Argentina. Integran el Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, que agrupa a más de 150 unidades productivas, gestionadas por sus trabajadores desde el 2001. “Ocupar, resistir, producir” es su lema. Intelectuales de varios lugares del mundo han compartido jornadas de reflexión con los trabajadores: Naomi Klein, James Petras, Eduardo Galeano, Osvaldo Bayer, entre otros.

En los medios de Neuquén, han realizado programas radiales, así como avisos para la televisión local. Los obreros poseen una página web (www.obrerosdezanon.com.ar) y la cooperativa tiene otra (www.ceramicafasinpat.com). Participan en numerosos movimientos y redes sociales (derechos humanos, mapuches, pobladores, etc.).

Tres días y medio duró mi estadía en ese “espacio liberado”, en una isla autogestionada que nos permite imaginarnos futuros posibles. Monté mi bicicleta e inicié el retorno hacia Chile.

HISTORIA
fasinpat4
El empresario italiano Luigi Zanon abrió la fábrica en 1979. Durante los próximos 20 años llegó a convertirse en la segunda más grande de Argentina y en una de las más modernas de Latinoamérica, merced a una gran cantidad de donaciones, créditos blandos y subsidios, tanto estatales como privados. En su mejor momento, llegó a contar con 650 empleados, con una producción de casi un millón de m2.

Pero la burbuja reventó a fines de los años noventa y Zanon dejó de invertir en el mantenimiento de la maquinaria. Paralelamente, los trabajadores, que estaban controlados jerárquicamente -mediante cámaras y por el mismo diseño de la planta- comenzaron a inquietarse. Un grupo más consciente organizó un campeonato de fútbol, que les permitió comunicarse con el resto. Producto de ello, lograron derrotar en las elecciones de delegados a la cúpula sindical, burocrática y apatronada.

En el año 2000, mientras Zanon empezaba sus maniobras para reducir personal y salarios, se produjo un hecho que encendió la mecha: producto del deterioro de las condiciones laborales, un joven obrero murió por no ser atendido como debía. Los trabajadores hicieron la primera huelga y, de pasada, ganaron las elecciones del sindicato provincial de ceramistas.

Al año siguiente la empresa dejó de pagar los sueldos, que debieron ser solventados por el gobierno de la provincia. A esas alturas, sólo quedaban 350 operarios y se producían 300 mil m2. Zanon decidió cerrar la fábrica, pero los obreros se organizaron para vigilar la planta y llevar el caso a la justicia. Montaron carpas y ollas comunes en las afueras e hicieron marchas y cortes de ruta. Los 260 trabajadores que siguieron movilizados recibieron la solidaridad de pobladores y de organizaciones sociales. Así se mantuvieron por cinco meses, hasta que decidieron ocupar la fábrica y ponerla a producir; formaron comisiones y echaron a andar uno de los hornos (2 de marzo de 2002). Al mes siguiente salió la primera producción: 20 mil m2. En el transcurso de ese año y del 2003, presentaron el primer proyecto de ley de expropiación y estatización bajo gestión obrera (con 50 mil firmas), sellaron convenios con universidades, rechazaron varios intentos de desalojo y una delegación viajó a Europa invitada por sindicatos del viejo continente. En 2004 fue aprobada la cooperativa de trabajo Fasinpat, construyeron un centro de salud en el barrio popular de Nueva España y se estrenó la película “Fasinpat: fábrica sin patrón”, del director italiano Daniele Incalcaterra. En los dos siguientes años, junto con incrementar la producción y los puestos de trabajo, presentaron nuevamente un proyecto de ley; construyeron una casa para una familia humilde que había perdido a sus padres en un accidente; una delegación viajó a Santiago de Chile y un juez autorizó a Fasinpat a continuar con la gestión obrera por otros tres años. Sin embargo, un año después (2007), la justicia aceptó el reclamo de uno de los grandes acreedores y redujo el plazo hasta 2008. Comenzaron a exportar a Chile, a una empresa de Temuco. Actualmente, son 470 trabajadores y producen 400 mil m2 mensuales.
Este año, Fasinpat logró detener el remate de los bienes y que la legislatura de Neuquén inicie el trámite –en marzo de 2009- para crear una ley de expropiación con advenimiento, es decir, con acuerdo de los acreedores, que implicaría el desembolso de unos 20 millones de pesos, a cargo de la provincia. A cambio, los obreros proveerían cerámicos a un precio especial al Estado neuquino, hasta completar esa suma.

Paralelamente, la gestión obrera está solicitando un subsidio estatal por el alto costo de la energía, en momentos en que se comienzan a sentir los primeros efectos de la crisis global. Durante todos estos años no recibieron ningún tipo de ayuda de los gobiernos. Por último, la justicia procesó a dos ex gerentes y a seis integrantes del directorio de la quebrada empresa Zanon, por el delito de evasión tributaria agravada. Como dicen los obreros, es la familia Zanon y su grupo –que siguen siendo millonarios- los que deben responder con sus propiedades y patrimonio a los acreedores, y no la gestión obrera.”fasinpat3

Pofesor D. Maximiliano Bascur Astroza

Gran luchador sindical chileno

Gran luchador sindical chileno

El Primero de mayo, como símbolo de la lucha de los y las trabajadoras del mundo por mejores condiciones sociales, económicas, políticas y culturales, no ha estado lejano de las luchas emprendidas por los y las trabajadoras chilenas. A mediados de los años 50, trabajadoraes agrupados en diversas organizaciones sociales, sindicales y laborales dan vida a la Central Única de Trabajadores de Chile (CUT) la cual estará presidida por Clotario Blest Riffo, histórico dirigente de la ANEF. Su constancia en la defensa de los derechos de las personas le valió en más de una oportunidad la cárcel; sin embargo, dado el trabajo realizado, “don Clota” como fue conocido, siguió en la defensa permanente de las y los obreros, campesinos y empleados de Chile. clotario Su lenguaje franco y directo, su claridad política y compromiso, hizo de él una de las figuras más importantes y reconcocidas en el mundo de los trabajadores. Sus concepciones amplias en pro de la unidad le permitieron ser uno de los fundadores del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) y, de esta forma, contribuir a la emancipación de los trabajadores.

Teniendo en cuenta que ya se acerca nuevamente el Día Internacional de los y las Trabajadoras, deseo hacer un pequeño homenaje a este luchador incansable por los derechos humanos, recordando sus propias palabras, tan necesarias en tiempos difíciles como los actuales:

“Compañeros delegados:
Desde el anexo de la Cárcel Pública os envío un saludo fraternal y un mensaje de Unidad pleno de sentimiento revolucionario. Una vez más la oligarquía económica y sus sirvientes incondicionales ha logrado mantenerme alejado de mis compañeros de lucha en momentos de tan extraordinaria gravedad para la clase trabajadora chilena, y todo lo ha logrado por las circunstancias adversas internas existentes en la CUT, bosquejadas en resume en el informe que me permití dar a la Asamblea Ampliada de Federaciones del 9 de Octubre del presente año. Mi encarcelamiento es sólo un episodio accidental en la vida de acción y lucha de la clase trabajadora chilena, lo único interesante es que en esta Conferencia realizada en un momento crucial y decisivo para la clase trabajadora, se tomen resoluciones también definitivas.
No creo que sea posible seguir engañándonos entre nosotros y pretender seguir engañando a los obreros, empleados y campesinos de nuestra patria, con declaraciones altisonantes, desposeídas de todo sentido realista y positivo, determinadas, tan solo, a mantener los mitos pseudo democráticos y legalistas que nos han amarrado haciéndose el juego a la derecha económica y al Imperialismo Norteamericano.
La clase trabajadora chilena reclama y exige de nosotros actitudes y posiciones claras y definidas y no camufladas de un sectarismo trasnochado y reaccionario. La clase trabajadora chilena está cansada de nuestro lenguaje y de nuestra conducta conciliatoria y sumisa a la brutal y desembozada dictadura económica y social que impera en nuestro país, cuya suerte y destino depende directamente del Fondo Monetario Internacional y de los grandes Monopolios internacionales. La clase trabajadora chilena se ha sentido frustrada, engañada y pisoteada por nuestras actitudes indefinidas y carentes de coraje clasista ante las embestidas a fondo de la oligarquía económica.
La clase trabajadora chilena repudia y rechaza los parlamentos con el Gobierno del Sr. Alessandri, cuyo cinismo y prepotencia insolente no tiene limites y cuyo sentido de clase se manifiesta en forma implacable e inexorable en todas sus actitudes. La clase trabajadora chilena reclama definitivamente de la CUT su definición precisa hacia la única finalidad que la liberará verdadera y auténticamente de su actual servidumbre, y que no puede ser otra que la estructura económica social y política de nuestra sociedad, es decir, emprender una jornada plena de sentido revolucionario.
Para la realización de esta acción revolucionaria, se requiere fundamentalmente la Unidad sólida y sincera de los trabajadores dentro sede la CUT, y muy principalmente de sus dirigentes en el plano nacional, Consejo Directivo, Federaciones y Centrales Gremiales.
Debemos considerar la unidad con un nuevo sentido sindical y Gremial del más amplio sentido ideológico. Rechazo categóricamente la unidad como la hemos entendido hasta hoy, una unidad retórica y sólo de tipo moral que nos ha conducido al actual fracaso.
No creo en las unidades formalistas, pues nos arrastran a un auto-engaño colectivo. Tampoco creo en la Unidad que mantenga la actitud y conducta sectaria de los partidos políticos, empeñados exclusivamente en una carrera proselitista de tipo electoral.
Esta unidad vuelvo a repetirlo, no valdría la pena seguir manteniéndola, salvo que fuéramos a seguir engañándonos, y lo que puede ser peor, engañando y traicionando a nuestros compañeros. O nos renovamos totalmente en este sentido o pereceremos como CUT, pues la clase trabajadora revalsará sus directivas para darse una propia y auténtica estructura.
La oligarquía económica ha conseguido una vez más, tenerme alejado de vosotros en estos momentos y en esta Conferencia de la que depende, sin exagerar, la suerte de la clase trabajadora chilena. Desde la cárcel os aseguro mi inquebrantable voluntad de lucha y mi esperanza que definitivamente tomemos el único camino que debe conducir al triunfo a nuestro pueblo, la acción directa, tajante y sin claudicaciones en demanda de la transformación revolucionaria que exige el pueblo y la clase trabajadora chilena.
Santiago, diciembre 2 de 1960.
Clotario Blest
Presidente CUT”

Discurso tomado de “Ensayo de Historia del Movimiento Obrero Chileno. Los Discursos de Clotario Blest y la Revolución Chilena” Del libro de Luis Vitale, Ed. POR, Stgo., 1961.

Profesor D. Maximiliano Bascur Astroza

La Jornada laboral de ocho horas

La historia de “Los Mártires de Chicago” comienza en una convención de la Federación de trabajadores de Estados Unidos y Canadá en 1884. En esa convención, la Federación llamó a los trabajadores a luchar por la jornada laboral de 8 horas (que se venía pidiendo desde la década de 1860), para sustituir el día laboral de 10, 12 y hasta 16 horas que prevalecía. La Federación declaró que la jornada de ocho horas entraría a efecto el 1º de mayo de 1886. En los meses previos a esa fecha miles de trabajadores, organizados e independientes, fueron puestos en alerta. Las fuerzas represoras policíacas y de la guardia nacional se prepararon para contrarrestar a los trabajadores, recibieron equipo y armas nuevas financiadas por poderosos líderes comerciales, que se oponían a las demandas laborales. Chicago fue el centro principal de la agitación.

El primero de mayo de 1886

El primero de mayo de 1886, Albert Parsons, líder de la organización laboral “Caballeros del Trabajo de Chicago”, dirigió una manifestación de 80 mil trabajadores a través de las calles de Chicago, solicitando la reducción del horario laboral a ocho horas diarias. En los siguientes días se unieron a esta demanda 350.000 trabajadores de toda la Unión Americana, que iniciaron una huelga nacional que afectó más de mil fábricas. La unión de los trabajadores causó mucha alarma entre los industriales y en la prensa, pues vieron en las manifestaciones el inicio de una “revolución”.

Los anarquistas y otros radicales políticos creían que la petición de reducción de jornada era una medida moderada y en un principio no quisieron involucrarse, pero el nivel de convocatoria que logró Albert Parsons convenció a los anarquistas de integrarse al movimiento. El 3 de mayo August Spies, director de un periódico laborista, habló ante 6 mil trabajadores. El grupo de huelgistas se dirigió después a una fábrica cercana, la planta McCormick, a manifestarse. Pronto llegó la policía, abrió fuego y mató por lo menos a un huelgista, hiriendo a muchos más.

La masacre de Haymarket

Los anarquistas convocaron a una reunión masiva en la noche del 4 de mayo de 1886 en el mercado de la ciudad (Haymarket), con el propósito de protestar por la brutal acción policiaca del día anterior. Spies, Parsons y Samuel Fielden fueron los oradores en Haymarket, ante una reunión de 2.500 trabajadores. Cuando la manifestación estaba terminando y empezaba a llover, llegaron al lugar cerca de 200 policías. Mientras la policía pedía que se dispersara la reunión, alguien lanzó una bomba que estalló y mató a un policía. Se armó el alboroto y en la confusión la policía comenzó a disparar, causando la muerte de siete policías y cuatro trabajadores, además de muchos heridos. Nunca se supo quién lanzó la bomba, pero este incidente se tomó como pretexto para perseguir anarquistas y organizaciones laborales a lo largo del país. La policía saqueó hogares de trabajadores y arrestó a muchos de ellos.

Los mártires de Chicago

los mártires de chicago

El 21 de junio de 1886, ocho líderes laborales (Parsons, Spies, Fielden, Schwab, Fischer, Lingg, Engel y Nebee) fueron acusados de conspiración para asesinato por la explosión de la bomba que mató al policía. El juicio, que condenó a siete de ellos a morir ahorcados y a uno a 15 años de cárcel, estuvo plagado de mentiras e incluso el fiscal llegó a pedir al jurado: “Castigue a estos hombres, haga un ejemplo de ellos, cuélguelos y salve nuestras instituciones”. El 11 de noviembre de 1886 fueron ahorcados Parsons, Spies, Fischer y Engel. Louise Lingg, anarquista, se suicidó en prisión y Fielden, Nebee y Schwab lograron conmutar la pena de muerte por cadena perpetua. Más de 200.000 personas asistieron a la procesión funeraria de los líderes muertos.

El caso de Haymarket provocó un escándalo internacional. El gobernador Oglesby recibió cientos de miles de cartas pidiéndole clemencia para los condenados, pero todo fue inútil: los condenados fueron ejecutados. La verdadera causa de su muerte no fue la explosión de la bomba, sino su capacidad para organizar a la clase obrera en demanda de mejoras laborales, con lo cual amenazaban los intereses de industriales y conservadores dentro del gobierno.

El colegio de abogados de Chicago condenó el juicio y siete años después el Gobernador de Illinois, John Peter Altgeld, declaró la inocencia de los ocho acusados y liberó a los tres sobrevivientes. Se construyó un monumento para depositar los restos de los hombres juzgados y honrar su memoria. Más tarde los restos de otros líderes laborales, como Emma Goldman, Bill Hayward y Joe Hill, fueron depositados en el Monumento Haymarket en Chicago.

El 1º de mayo se declara el Día del Trabajo

En 1889, durante el Primer Congreso de la Segunda Internacional Socialista, celebrado en París, se decidió que el 1º de mayo conmemoraría en adelante la solidaridad laboral. Desde entonces la mayoría de los países del mundo, especialmente aquellos de pasado o presente socialista, celebran ese día a sus trabajadores.
Paradójica y significativamente, el 1º de mayo no se celebra en Estados Unidos ni en Canadá como Día del Trabajo, sino como Día de la Ley (Law Day). En esos países se otorgó a los trabajadores el primer lunes de septiembre, un día sin significado histórico, para celebrar su día (Labor Day).
La jornada laboral de ocho horas en Estados Unidos tuvo que esperar hasta 1935 para ser aprobada, durante la presidencia de Franklin D. Roosvelt.

Fuente: sepiensa.org y Asociación de anarquistas de Chicago.

A raíz de la conmemoración de un año más del asesinato de los luchadores anarquistas norteamericanos, aquí les dejo un video sobre los movimientos sociales en Chile a principios del siglo XX, dentro del contexto de las luchas de las y los trabajadores, sus propuestas, acciones, ideas y principios.

Atte.
Profesor D. Maximiliano Bascur A.

Estimad@s:
Aquí les dejo un video interesante. Una conversación acerca de los inicios del siglo XX, colocando énfasis en la Primera Guerra Mundial: podrán entender algunos de los conceptos que trataremos en clases, tales como ideologías, guerra mundial, socialismo, comunismo, Triple Alianza, Entente, etc.

Relaciones diplomáticas

Relaciones diplomáticas

Es necesario recordar que la Historiografía (la ciencia que estudia la Historia) se sustenta sobre hechos y procesos documentados; sin embargo, las opiniones de los Historiadores pueden variar según el punto de vista con que se miren los hechos… esto no significa negar los hechos… Así también podrán entender cuáles son las razones, características, influencias, etc. de la “Gran Guerra” (como fue llamada la Primera Guerra Mundial) y la importancia de la Geografía en el proceso.
Aquí les dejo el link: ¿realmente, era previsible la gran guerra?

Profesor D. Maximiliano Bascur Astroza

“Desarrollo de la Primera Guerra Mundial:

La guerra se libró fundamentalmente en dos frentes. En el frente principal, situado en territorio francés y conocido como frente occidental, se encontraron alemanes contra franceses, ingleses y, posteriormente, norteamericanos. En el frente oriental, alemanes y austro-húngaros combatieron a los rusos en su propio territorio (…)

La Primera Guerra Mundial puede ser dividadia en tres grandes etapas:

* Guerra de Movimientos (1914): en el frente occidental implicaba una rápida ofensiva del ejército germano, que sin embargo no logró sus objetivos. En el frente oriental, los bandos pasaron por mejores y peores momentos.

* Guerra de Trincheras (1914 – 1917): fue larga y feroz, no sólo por el enfrentamiento cara a cara y el uso de ataques aéreos, sino también por la utilización de armas químicas.

Guerra de Trincheras

Guerra de Trincheras

* Guerra de Movimientos (1918)”. Manual de Historia y Ciencias Sociales. PUC.

La situación de empate que se produce en 1917 es rota por algunos hechos claves:

a) Incorporación de los EE.UU a la guerra.
b) Salida de Rusia de la guerra debido a la revolución que se producía en aquél país, azotado por el hambre y miseria del 80% de la población (la cual era campesina y vivía de la tierra, que por lo demás era destruida por el enfrentamiento).

Es en este punto cuando la historia de las grandes potencias cambia: se derrumban unas y surgen otras. No por nada “de la mano de la guerra llegaría al mundo occidental la primera oportunidad histórica para la emancipación de las masas” [Elena Hernández, Historiadora] entendida como la revolución de los obreros, campesinos y soldados rusos agrupados en los soviets o consejos, que llevó a la constitución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Conclusiones:
1) Se crea la Sociedad de las Naciones, amparada en los “14 puntos de Woodrow Wilson”
2) Desaparecen los grandes imperios.
3) Surgen nuevos Estados, entre ellos la URSS, producto de la Revolución de octubre de 1917.
4) Queda sembrada la semilla de una nueva guerra.

Profesor D. Maximiliano Bascur

Página siguiente »